Testimonios


Daniela Lagos

Publicado por: Pía Martínez Rubilar
el 23 / Sep / 2017

Fue en el cumpleaños de una amiga, en el año 2010 que casi se me cae la cara de la impresión al  ver que su pololo había cambiado su apariencia física radicalmente.

“Se llama Pía la nutri, y trabaja con auriculoterapia”, me dice mi amiga; y un mes después, yo estaba en su consulta, con exámenes en mano, con resistencia a la insulina, 26 años, 87 kilos y 42% de grasa en mi composición corporal.

Lo había intentado todo, por mucho tiempo… mi primera experiencia con nutricionista fue a los 8 años, porque tenia sobrepeso, y durante mucho tiempo probé diferentes métodos para bajar , desde pastillas para adelgazar hasta las más diversas dietas, sin tener resultados positivos.

Este tipo de cosas desmotivan, y finalmente uno cae en un círculo vicioso que contribuye a rendirse y seguir deteriorando la salud.

Creo que Pía me recibió “en mi peor momento”, pero a la vez, en el momento preciso.

Con mucha paciencia, me contuvo (porque obviamente cuando me subí a la pesa me desarmé llorando) y me explicó a lo que nos enfrentábamos, que no era menor. Yo no había escuchado antes conceptos como composición corporal, proteínas, carbohidratos… tampoco me había preocupado de lo importante que era alimentarse varias veces en el día… y desde la primera sesión, se abrió un mundo nuevo que me permitió ir “haciendo las paces con la comida”.

Nos veíamos en control cada 15 días, y en cada sesión siempre habían resultados positivos… un kilo menos, 1,5… a veces 500 gramos, pero lo más importante era que iba aprendiendo qué y cuánto hacía bien a mi cuerpo.

Cada sesión, me entregaba una minuta general con recomendaciones relacionadas con mis requerimientos nutricionales las que, en un inicio seguía al pie de la letra, pero pronto, comenzamos a hacer variaciones. También utilizaba la auriculoterapia como apoyo al plan de alimentación, que sin duda fue un gran aporte en esos momentos de “ ansiedad”.

“A mi no me interesa que comas exactamente lo que sugiero, me interesa que aprendas qué te aporta cada uno de estos alimentos… yo no quiero que estés a dieta, yo quiero que aprendas a comer”  y  a partir de eso, fueron sucediendo muchos cambios.

Tener el control de lo que le entregaba a mi cuerpo me fue entregando muchas herramientas, y como siempre digo, Pía no solo me ayudó a bajar de peso, me ayudó a confiar en mi, a sentirme capaz y a superar un montón de cambios que vinieron en mi vida, siempre con una palabra de aliento, un consejo, contención  y súper buena energía.

Pía me motivó a aprender acerca de la comida, de lo que me sirve consumir y de lo que no, de la cantidad que mi cuerpo necesita, y que la alimentación saludable va más allá dela lechuga, el atún y el yogurt light.

También me motivó a hacer actividad física, gracias a lo cual conocí mi actual gran pasión: el baile.

Después de un año, de trabajo riguroso, lento, seguro y sólido, salí de alta con 62 kilos y 30% de grasa.

De eso han pasado 6 años, y nunca he tenido un efecto rebote, no he vuelto a ganar peso y muy por el contrario, he seguido sumando cambios gracias a todo lo que fui aprendiendo en nuestro tratamiento.

Siempre digo que Pía me cambio la vida, porque después de conocerla, soy más valiente, más alegre, más activa, más optimista, pero por sobre todo más feliz.

Infinitas gracias!!!!!

  • ANTES TRATAMIENTO


  • DESPUES TRATAMIENTO


Equilibra tu cuerpo, Nutrición a tu medida.

scroll top